Euskal Dantzarien Biltzarra
Euskal Dantzarien Biltzarra

Durango baila a pesar del frío

Egilea: K. Doyle

Komunikabidea: Deia

Tokia: Durango

Mota: albistea

Data: 2018-10-29

Lotura: Deia

ALREDEDOR DE 300 DANTZARIS DE ONCE AGRUPACIONES TOMARON PARTE AYER EN LA CONSOLIDADA UMEEN EUSKAL JAIA

AL mal tiempo, buena cara. Y es que ni el frío ni el agua fueron impedimentos suficientes para que cientos de niños y jóvenes disfrutaran ayer de una nueva edición de la Umeen Euskal Jaia. Organizado por los grupos Tronperri y Txoritxu Alai de la villa, la consolidada jornada contó con la participación de alrededor de 300 dantzaris pertenecientes a una decena de grupos llegados de toda Durangaldea: Tronperri y Txoritxu Alai de Durango, Iluntze de Matiena, Talde Batuak de Abadiño, los berriztarras Irimiñe y San Lorentzo, Besaide de Elorrio, Andra Mari de Mañaria, Udabarri de Amorebieta y Txindurri de Ermua. Además, la jornada también contó con la participación del grupo Salleko de Sestao.

Debido al mal tiempo, desde la organización decidieron trasladar la tradicional kalejira matutina a la plaza del mercado donde los dantzaris comenzaron a organizarse sobre las 11.30 horas para ofrecer una exhibición al numeroso público asistente. Tarea complicada teniendo en cuenta el ímpetu que mostraban los jóvenes que correteaban por el espacio durangarra mientras sus monitores trataban de ordenar los grupos. Fue el caso de Olatz y Malen, responsables del Besaide Dantza Taldea de Elorrio, que acudieron con 24 jóvenes. “Hemos bailado desde pequeñas y ahora nos encargamos de enseñarles. Contamos con 60 chavales y de momento en Elorrio parece que el relevo generacional lo tenemos bastante bien encarrilado”, explicaron satisfechas las monitoras. Junto a los dantzaris elorriarras se encontraba parte de la representación durangarra con los cuarenta jóvenes y niños de Txoritxu Alai. Como buena anfitriona, la monitora Lorena Urien también se aseguraba de que todo estuviera bien organizado para la exhibición de mediodía. La durangarra, vinculada a las dantzas desde niña, forma parte hoy de la junta directiva junto a Jokin Garitaonandia, Janire Quevedo y Leire Renovales. Preguntada por la afición existente en la comarca lamentó que “está bajando porque hay muchas extraescolares y la gente prioriza más los deportes que la dantza”.

Optimista de que este tipo de baile mantenga su presencia en la comarca se mostró la abadiñarra Ziortza Gallastegi. La monitora de Iluntze Dantza Taldea desde hace cuatro años, afirmó que “muchos padres que han bailado o han tenido un vínculo con este mundo apuntan a sus hijos y esa es la clave para que esto se mantenga”.

Fiel a su cita anual, se mostró el grupo Salleko de Sestao. Y es que la entidad de Ezkerraldea lleva más de veinte años tomando parte este día en Durango. Ayer acudieron con una veintena de niños y niñas que hicieron frente al frío de la manera que más les gusta: bailando. “Para un pueblo como Sestao tener tres grupos de dantzas está muy bien y de momento nos defendemos. El relevo lo tenemos aquí pero cada vez hay menos dantzaris porque los niños se van al fútbol y al baloncesto”, explicó Eduardo Sarasua, monitor de la entidad sestaoarra que bailó de pequeño y retornó el grupo hace tres años cuando apuntó a su hija.

Tras la primera exhibición en la plaza del mercado, tocaba reponer fuerzas. Como viene siendo habitual, cada dantzari anfitrión (integrantes de Tronperri y Txoritxu Alai) se encargó de llevar a su casa a comer a dos niños de otros pueblos participantes. Se trata de algo muy arraigado y que permite unir lazos entre dantzaris de otras localidades.

El plato fuerte de la jornada llegó por la tarde con el tradicional alarde que debido al mal tiempo se llevó a cabo en Landako Gunea. Entre el repertorio de danzas que se ofrecieron durante los chicos bailaron agintariena, zortzikoa, ezpatatxikia, banangoa y txontxongiloa, mientras que las mujeres deleitaron a los presentes con arku dantza, zinta dantza, kontrapas y sagar dantza. En el caso de los niños, los bailes fueron esku dantza, san petrike, txulalai y zapatain dantza. Además, todos los participantes bailaron conjuntamente el fandango y arin-arin.