Euskal Dantzarien Biltzarra
Euskal Dantzarien Biltzarra

La mirada que atrapa los detalles de la danza

Egilea: Joana Perez

Komunikabidea: Deia

Tokia: Gernika

Mota: albistea

Data: 2017-11-21

Lotura: Deia

El fotógrafo aficionado Txebi Arriaga cuenta con una gran hemeroteca con documentos e imágenes de los grupos.

CÁMARA en mano recoge los momentos más importantes de los espectáculos de danza, de las exhibiciones que realzan el pasado cultural. El gernikarra Txebi Arriaga “no se siente fotógrafo”, pero en “su camarote” guarda un archivo enorme de imágenes en negativos que ha ido conservando en sus más de tres décadas trabajando con el objetivo, retratando todos los detalles de los bailes tradicionales. 

El encuadre, la apertura del diafragma o la luz no suponen un problema para él a la hora de realizar “fotografías con gusto”, como señala José María Oiarzabal, presidente de Bizkaiko Dantzarien Biltzarra, entidad con la que Txebi Arriaga tiene una gran relación de colaboración. “En los Dantzaris Eguna es nuestro fotógrafo oficial y nunca nos ha pedido cobrar”, explica Oiarzabal, que destaca “la experiencia” y la capacidad “de plasmar los momentos más importantes” de Arriaga. 

“Yo comencé como dantzari en 1970 en el grupo Elai Alai de Gernika. Al principio, la mayoría de los miembros éramos vecinos del barrio de Errenteria. Éramos un grupo de amigos que bailábamos”, recuerdaTxebi Arriaga, que se mantuvo activo hasta el año 1990. El interés por todo el folklore vasco se venía gestando mucho tiempo atrás, pero fue en 1986 cuando compró su “primera cámara de vídeo”. Este objeto fue el punto de partida para una labor de investigación y documentación que todavía continúa. “Esa cámara la utilizaba para grabar danzas y mostrárselas a mis compañeros. Además, también grababa nuestras actuaciones”, detalla el gernikarra, que vio “la necesidad de crear un archivo tanto con fotografías, vídeos y documentos”. Pero ese trabajo de inmersión en el día a día de los grupos no se ciñó solamente a Gernika. “Yo iba a los pueblos y sacaba fotografías. También guardaba los carteles de las actuaciones. Algunos, incluso, los quitaba de las paredes”, precisa Txebi. 

Diferentes circunstancias le llevaron a dejar el grupo que le vio nacer como dantzari y como documentalista. Sin embargo, su labor había calado hondo en las entidades de su comarca y pronto se pusieron en contacto con él para contar con su ayuda. “Tanto Urdaibai Dantza Taldea de Forua como Alkartasuna Dantza Taldea de Bermeo me llamaron y empecé a colaborar con ellos”, cuenta Txebi Arriaga. De hecho, el año que viene la agrupación de Forua celebrará sus bodas de oro y ya le han pedido ayuda. “Están pensado en hacer una exposición. Supongo que se pondrán carteles antiguos y aparecerán noticias que se han publicado en los periódicos, porque también las guardo”, expresa este fotógrafo aficionado que ha ido creando una biblioteca de imágenes y documentos digna de conservar. 

Cambios La hemeroteca de Txebi Arriaga también ha ido evolucionando a la vez que lo ha hecho la tecnología. “Con la cámara que tenía en 1986 todo el trabajo era manual. Ahora, ha cambiado y es digital”, dice este fotógrafo, que asegura que “solamente llevo mi cámara de fotos” para captar las imágenes que cuentan “la historia de los grupos de danzas”. 

Los avances tecnológicos se han reflejado también a la hora de conservar la documentación. Guarda como pequeñas reliquias los “negativos” de aquellos años en los que las cámaras digitales eran una utopía. “Hay que guardarlos bien, que no les dé el sol ni haya humedad. Aunque ya tengo todos pasados a formato digital”, relata Arriaga, quien apunta que con una copia de seguridad no se conforma. Por si acaso, ha almacenado todos los archivos tanto “en Cd como en discos duros”, porque, en caso de que “se rompieran o se estropearan”, siempre tendrá otro recurso documental al que recurrir.

No le gustan los reconocimientos y solamente por hacer “un favor” acudirá mañana a la Sala BBK para recibir un homenaje a un ingente trabajo que ha servido de base para que grupos y personas anónimas conozcan un poco más de la tradición dantzari.